Artículos

“El sueño, un alimento necesario”

Posted on Jul 24, 2020

“El sueño, un alimento necesario”

Escrito por Isora Cabrera, directora de La Metáfora, Centro de Psicología y Desarrollo Infantil. Cuando los adultos no consiguen descansar bien o no duermen lo suficiente, saben que al día siguiente su rendimiento será menor, que caerán en continuos despistes o, incluso, padecerán dolores de cabeza. Pero, el simple hecho de ser conscientes de ello y conocer los posibles remedios inmediatos como una simple siesta, o ampliar las horas de sueño a la noche siguiente, les proporciona herramientas de control que sirven tanto para elevar, en la medida de lo posible, el estado de ánimo, su tolerancia al dolor, así como su capacidad de rendimiento.En cambio, cuando una niña o un niño no duerme lo necesario, no solo acusa el cansancio, está más disperso o le cuesta seguir el ritmo del día, sino que, además, se encuentra mucho más sensible y su carácter se puede ver seriamente alterado por esa falta de sueño. Se tornan intolerantes, tienen las clásicas pataletas y, en general, se muestran irritados. Nuestras y nuestros peques necesitan el descanso nocturno, como un alimento básico, para que, durante el mismo, el cerebro se regenere. Necesitan que su reloj biológico se encuentre lo más equilibrado posible. Por tanto, es conveniente, controlar sus horas de descanso. De este modo, podremos evitar estados de mal humor, gritos, llantos, desmotivación o desánimo. Y, por otra parte, es importante tratar de hacerlos conscientes de su cansancio y que lo verbalicen facilitando, así, el entendimiento de sus propias acciones o de su estado de ánimo.Sabemos que, como media, lo bebés deben descansar unas 14 horas al día. En torno a los 5 o 6 años deben tener unas 10 horas diarias de descanso y que, acercándonos a la adolescencia, dicha media va disminuyendo. Pero, sobre todo, debemos entender que esto debe aplicarse en función del niño o la niña que tengamos delante y que, así como cada estomago necesita y digiere cantidades concretas de alimentos, cada cerebro necesita su dosis de sueño. A veces, lo más elemental, resulta ser lo último a lo que prestamos...

Read More

Porqué tenemos miedo a decir que “no” a nuestros peques

Posted on Jul 7, 2020

Porqué tenemos miedo a decir que “no” a nuestros peques

Escrito por Isora Cabrera, directora de La Metáfora, Centro de Psicología y Desarrollo Infantil. Es importante que, desde muy pequeños, las niñas y los niños reciban un “no” por respuesta, un “no” claro y contundente . Un “no” que transmita firmeza, a la vez que confianza y cariño. Esto ayuda a que, desde edades muy tempranas, aprendan a frustrarse además de trabajar el control inhibitorio, una de las habilidades más importantes en el desarrollo, ya que nos permite controlar pensamientos, emociones y conductas. La frustración, es una tensión emotiva que aparece cuando no conseguimos lo que queremos o cuando tienen lugar situaciones no deseadas. Las reacciones ante este sentimiento son variadas; enfado, ira ansiedad, etc. Y muchos de nuestr@s pequeños no están aprendiendo a gestionar este sentimiento. ¿Por qué tenemos tanto reparo en contener, en enseñarles a través de un “no” si puede ser tan beneficioso y nutritivo para su desarrollo? Así como les enseñamos colores, formas y tamaños; enseñarles a recibir y asumir un “no” como respuesta puede revertir en una mejor gestión de las emociones y, en consecuencia, una mejor adaptación a las distintas...

Read More

Y ahora las vacaciones…

Posted on Jun 19, 2020

Y ahora las vacaciones…

El tiempo, es un concepto que tendríamos que trabajar con nuestras niñas y niños para que lo asuman desde muy pequeños. Es un concepto que, bien integrado, ayuda a establecer la base de muchos aprendizajes. Situarnos en el hoy, ayer o mañana, ubicarnos en el presente, pasado o futuro, el día en el que estamos, el mes o la estación, nos ubica y equilibra de un modo importante. Una buena secuenciación, nos permite dar orden a muchos de los acontecimientos vividos, a la hora de memorizarlos y a la hora de recuperar la información almacenada. Del mismo modo, la secuenciación interviene directamente en la lectoescritura, pues el orden de las letras nos permite construir palabras y, en consecuencia, frases. Durante esta cuarentena, en muchos hogares se han abandonado horarios y ritmos de vida cotidianos; los peques se han ido más tarde a la cama, se han despertado sin hora, no han cumplido rutinas escolares…. El reloj, en definitiva, ha dejado de funcionar en muchas casas. Ahora, acaban las clases y cambiamos de estación, llega el verano pero no huele a vacaciones. La sucesión de acontecimientos desdibuja los patrones temporales. Por ello, deberíamos buscar puntos de partida, fechas señaladas como la noche de San Juan, que permitan a los más pequeños reencontrase con las ansiadas vacaciones. Recuperar la enorme ilusión con la que todos hemos esperado ese momento en nuestra infancia. Quizás, de ese modo, la reiterada “nueva normalidad”, encaje en el mundo de los más...

Read More

Experimentar con lo que les rodea

Posted on Jun 12, 2020

Experimentar con lo que les rodea

Por  Isora Cabrera Es importante que, desde muy temprana edad, nuestros  peques experimenten con todo lo que les rodea. Que toquen distintas texturas , que huelan distintos olores, que sientan distintas temperaturas; frío y calor, o que prueben distintos sabores; dulce, agrio, amargo…. Y, del mismo modo, es importante que nosotras y nosotros estemos ahí para acompañarlos poniéndole nombre a todo. Este sencillo hábito, facilitará que en el futuro expresen, a medida que van desarrollando sus gustos y van acumulando su propia experiencia, qué les sucede, qué quieren, cómo se sienten o, incluso, aprendan a interpretar las sensaciones internas; hambre, sueño… Un claro ejemplo de ello, tiene lugar cuando un peque siente frío o tiene hambre. Esto genera una incomodidad que les resulta muy difícil de explicar, lo cual, se traduce en un cambio de actitud que puede desembocar en una típica perreta que, en apariencia, está fuera de lugar. Algo que nos suele dejar un tanto descuadrados, pues no sabemos qué ha pasado o por qué de un comportamiento tan desbordado de repente. Intentemos, pues, facilitarles el desarrollo. Así, del mismo modo en que ponemos nombre a los colores, a las formas  o los objetos para una fácil distinción y conocimiento, sería importante ponérselo también a todas estas experiencias… Facilitarles herramientas sencillas, deriva en un desarrollo de posibilidades comunicativas que, a su vez, proporciona una mejor adaptación al...

Read More

Los multi-roles de las madres y los padres

Posted on May 14, 2020

Hoy estas palabras se las dedicamos a las madres y a los padres, por el gran esfuerzo que están realizando. Durante este proceso, padres y madres se están esforzando en la tarea de jugar y asumir un buen número de roles que, en circunstancias normales, dejarían en manos de los profesionales pertinentes en función del aspecto a desarrollar. Así, se despiertan como cuidadoras y cuidadores (desayuno, higiene y vestuario) y, tras los primeros momentos de la mañana, se convierten en profesoras y profesores. Este roll, lo alternan madre y padre en turnos que les permiten ejercer de trabajadoras y trabajadores, (entendiendo que ambos puedan trabajar desde casa). Cuando uno de los dos debe ausentarse, la multifuncionalidad recae especialmente en una las partes. No en vano, el día es largo y, seguro, quedarán roles para repartir a la vuelta. De hecho, cuando las tareas lectivas llegan a su fin, las peques y los peques, ante la limitación del horario fraccionado de salidas y la imposibilidad de compartir juego con otras niñas y niños, demandan una atención extra y, en ocasiones, una compañera o compañero de juegos, con lo cual hemos de asumir esa tarea al tiempo en que limpiamos, ordenamos o cocinamos y tratamos de lidiar con el trabajo online. De este modo consumimos la mitad del día. Durante la tarde, como es lógico, preparamos la pertinente salida de desfogue y toma de aire. Una o uno de los dos acompaña a la peque o el peque en su paseo y, además, ha de vigilar, cuidar, estimular, alentar y servir como pareja de juego. A la vuelta, concluimos la jornada con la correspondiente cena amenizada por alguna actividad lúdica o tema de conversación en familia. O, si la ocasión lo requiere, unos dibujos antes de irse a la cama, un cuento, etc. Es, en definitiva, una tarea que no tiene fin. Muchas y muchos profesionales venimos aconsejando, de manera insistente, a las madres y a los padres, que es muy positivo desempeñar en la crianza un solo roll, el de ser madres y padres, sin pretender, además, ser sus maestras o maestros, sus “amigas o amigos” o incluso sus terapeutas. Ser madres y padres, ya supone una gran tarea, y el desempeño de ésta,  es la fuente  que proporciona la energía para el crecimiento de sus hijas e hijos. Es el roll más importante, ser sus guías y sus referentes, para el desarrollo óptimo de las primeras etapas. Con todo, en esta cuarentena, sí hemos tenido que asumir todas estas funciones y tendremos que seguir haciéndolo. Por ello, si en algún momento, las madres y los padres, se ven superados al hacer las tareas, pierden los papeles al intentar que recojan o acaban desquiciadas o desquiciados tras oír veinte veces que te llaman y reclaman; “¡mamá! , ¡papá!” y terminan gritando “!!!quéééé¡¡¡” No debemos sentirnos culpables. Vivimos una situación extraordinaria y, ante ésta, lo hacemos del mejor modo posible. No debemos juzgarnos severamente porque no sería justo. De hecho, nuestro baremo de exigencia ha de ser más flexible y benévolo. Cuando retomemos el curso natural de nuestra vida, volveremos a buscar el equilibrio entre nuestra labor como madres y padres y la independencia externa de nuestras y nuestros peques. Hasta ese momento, no nos queda otra que tener paciencia y ganarle cada día la partida a esta batalla....

Read More

El día después

Posted on May 1, 2020

El día después presenta incógnitas a las que no deberíamos responder de manera precipitada. Desde el domingo, las madres y los padres hemos vivido todo tipo de situaciones más o menos surrealistas. Muchos de los comentarios de nuestras hijas e hijos han sido; quiero volver, estoy cansada, no quiero salir de casa….. Pero, ¿a qué obedece esta reacción?; miedo o, tal vez, pereza. En algunos casos quizás sí sea debido al miedo como consecuencia a todo lo que han vivido en esta cuarentena. Otra gran cantidad de peques muestra rechazo (puede ser a nivel inconsciente) a que esto se acabe, este tipo de vida que hemos adoptado y a la que, muchos de ellos se han acoplado perfectamente. O bien, porque siempre que se llega a la recta final, cuando se acerca la meta de cualquier acontecimiento, se da una explosión, una reacción emocional como expresión natural de lo deseado o lo esperado. Y si, a veces, esas respuestas son incontroladas e inesperadas para nosotr@s mismos, imagínense para las niñas y niños. En cualquiera de los casos, sí sería conveniente transmitirles tranquilidad y mucha seguridad. Explicarles que no estamos volviendo a lo que entendíamos que era la normalidad; es otro momento que tenemos que aceptar como tránsito y que, en cierto modo, ingresamos en otro tipo de “normalidad”. Y nosotros, como adultos, debemos concederles tiempo para que asuman y se adapten a este traspaso. A su vez, debemos intentar ir de un modo paulatino y sin prisa. Aunque muchos de las niñas y niños y los mayores no han dejado de realizar tareas parecidas o similares a las que, ya entonces, realizaban (trabajo, deberes, ejercicio físico, creatividad, ocio, etc.) todo lo que hay alrededor de esas acciones, lo que las envuelve, todo lo que supone la vida ahí afuera, la carga de estímulos visuales y auditivos (imágenes, ruidos e interferencias ambientales), el propio contacto directo con el clima (lluvia, sol, etc.) el ejercicio ordinario de la vida (caminar por la calle, subir escalones, jugar en un parque, montar en bici, en autobús o en coche, etc.) y, lo más importante, el contacto directo con otras personas, todo ello, sí hemos dejado de hacerlo. Por ello, la vuelta no puede ser abrupta, sino delicada y en breves raciones. Tratando de dar, especialmente a nuestros peques, el tiempo necesario para una adaptación saludable y poco traumática. Cada uno de los momentos de nuestra vida está siempre sujeto a un contexto determinado, según la circunstancia. La asunción y adaptación al contexto de cada instante, nos permite sobrevivir con más o menos garantías de éxito. Pero, también es cierto, que el contexto lo construimos e inventamos nosotros con la ayuda de nuestros sentidos. Construimos la realidad inmediata, a medida que nos enfrentamos a ella, pero ahora estamos desentrenados, hemos perdido práctica y, quienes más lo acusan son, como es lógico, los que menos experiencia acarrean, nuestros peques. Sufriremos lo que podríamos llamar “extrañamiento”. Es algo parecido a lo que ocurre cuando llegamos a un lugar conocido y, de repente, todo es distinto, todo es nuevo, incluso el tipo de personas con las que habitualmente nos encontramos. Aunque, en cierto modo, lo que más ha cambiado somos, precisamente, nosotros mismos. No debe extrañarnos, pues, que nuestros peques deseen regresar a los hogares apenas transcurrida media hora tras las primeras salidas. Ellos, de un modo instintivo, nos informan ya del carácter gradual que han de tener dichas salidas, demandando en cada ocasión algo más de tiempo en función, claro está, del proceso de readaptación que cada niña o niño requiera. Nuestra labor, no debiera ser...

Read More