Artículos

Nuestros mayores

Posted on Mar 18, 2020

Por Isora Cabrera Ayuso Inmersos, como estamos, en una circunstancia nueva y distinta a todo lo anteriormente vivido, no cabe la menor duda, a mi entender, de que debemos prestar una especial atención a uno de los grupos humanos protagonistas en este asunto por la vulnerabilidad que presentan ante esta amenaza; nuestros mayores. Nuestros padres, abuelos, vecinos de avanzada edad y todas esas personas que han sido guía y referente en nuestra vida y que, ahora, se encuentran aisladas socialmente. Aisladas de un modo abrupto y, casi diría violento, por esa extraña manera con que la naturaleza y, en consecuencia, la sociedad selecciona y escoge a sus víctimas bajo los parámetros de selección natural. Por todo ello, me parece de justicia dedicarles, acaso, un rato de nuestro tiempo. Desde el equipo de La Metáfora, proponemos que padres y madres animen a sus pequeños a escribir, dibujar o, incluso, grabar canciones y pequeños videos para ellos, para los mayores. Pueden comenzar con sus familiares directos (abuelos, tíos abuelos, etc. ) para continuar con vecinos y conocidos. Debemos explicarles la importancia de este tipo de actos. Son actos de solidaridad social tan necesarios como el propio alimento diario. Ayudar, apoyar y acompañar en la medida de lo posible a nuestros mayores les permitirá, seguro, transitar el aislamiento y el miedo de un modo muy distinto. Nadie duda que saberse, en circunstancias difíciles, con el apoyo de los otros, con el cariño de los que te rodean, te da un plus de fuerza para afrontar la adversidad. Y ellos, lo merecen. Por otra parte, esta labor no sólo servirá para enseñarles y transmitirles unos valores sociales que siempre andan flacos y desdibujados, sino que han de servir al tiempo para trabajar, de un modo ameno y divertido: la prelectura y preescritura o la lectoescritura. Si nuestro peque está en infantil, puede hacer un dibujo al que los mayores titulen de un modo original con la ayuda del peque. Si están en primaria o secundaria, dependiendo del nivel, pueden escribir cartas con mensajes más o menos elaborados, acompañados de un dibujo, una canción o un video. Por supuesto, cada familia verá el modo más sencillo de hacérselo llegar, incluyendo si es posible, los métodos tradicionales de correo ordinario. Ellos añoran la carta de toda la vida, aunque entendemos la dificultad añadida. Con todo, nos gustaría que este momento tan peculiar sirva para fortalecer y generar una convivencia mejor. Que nos ayudemos, nos animemos, nos comprendamos, nos aguantemos, nos perdonemos, nos peleemos y nos reconciliemos, nos disfrutemos y, en definitiva, nos queramos tal y como somos. Espero que seamos capaces de aprender de esta experiencia e interiorizar sin olvidar. Asumir unos valores que han de convertirse en nuestras mejores herramientas de desarrollo. En el futuro, nos encontraremos, como es lógico, con numerosas situaciones adversas como ésta, más o menos extrañas, nuevas o repetidas, pero es cierto que en la medida en que una sociedad reafirme y madure sus valores, podrá hacerles frente con éxito. Cada experiencia nos ofrece una posibilidad única de aprender, debemos...

Read More

Terapia Familiar Sistémica

Posted on Ene 20, 2020

En La Metáfora ofrecemos terapia familiar sistémica para aquellos casos en los que se requiera una intervención que aborde el malestar emocional y los problemas de comportamiento derivados de las dinámicas de relación y comunicación que tienen lugar dentro del sistema familiar. Se trata de un enfoque multigeneracional en el que se tiene en cuenta la evolución individual de cada miembro de la familia y las necesidades asociadas a la etapa del ciclo vital que atraviesa (infancia, adolescencia, edad adulta…), en interacción con la propia evolución del sistema familiar (construcción de la pareja, nacimiento de los hijos/as, escolarización, familia con hijos/as adolescentes y jóvenes, nido vacío…) Además, no perdemos de vista las experiencias que han tenido lugar en las familias de origen de los padres y madres, y de qué manera influyen en el nuevo sistema familiar que han formado junto a sus hijas/os, tanto en las problemáticas que surgen cómo en la capacidad de activar soluciones que supongan una alternativa a estas situaciones conflictivas. Entrar a intervenir dentro del funcionamiento de una familia implica analizar su jerarquía, los roles desarrollados por cada miembro, las posibles alianzas entre ellos, las reglas que rigen sus relaciones, el tipo de comunicación predominante, la manera de expresar (o no) las emociones… En el enfoque sistémico no existen miembros etiquetados como problemáticos, ni un único “culpable” de la situación disfuncional familiar que cargue con todo el peso del problema, si no que se aborda la situación desde una visión global, digamos “desde fuera”, de la totalidad de las relaciones familiares, y de esta forma se observa cómo ciertos roles y posicionamientos dentro de su estructura influyen de manera recíproca manteniendo la problemática. Dicho de otro modo, todos forman parte del problema de una manera u otra. Por tanto, no tenemos culpables si no “corresponsables” del equilibrio familiar disfuncional que mantiene el problema. Por suerte, también todos son corresponsables a su vez de la solución, ya que con la colaboración de todos los miembros, activándose hacia el cambio, se podrán alcanzar los objetivos propuestos. En el caso de niñas y niños, esta responsabilidad dependerá de su nivel de desarrollo cognitivo y emocional, muy diferente al de los adultos. En nuestras sesiones también es habitual hablar de las soluciones intentadas ante el problema que los ha traído al centro, y la propia familia se va dando cuenta de las que están siendo eficaces o de las que solo perpetúan e incluso incrementan la situación por la que han demandado ayuda. En este caso, se buscan soluciones alternativas a estas soluciones ineficaces y se entrenan a través de pautas o tareas, ya sea dentro de la misma sesión o fuera de...

Read More

Las emociones navideñas

Posted on Dic 30, 2019

En nuestra cultura, la Navidad se vive de maneras muy distintas. Se celebra de un modo tan variado como variado es el tipo de familias existentes. Las hay que cultivan el conocido “espíritu navideño”, las que festejan sin más, las que no celebran nada y, por supuesto, las que huyen de su onda expansiva. En cualquier caso, sea de un modo u otro, es cierto que es imposible substraerse al ambiente que, a todos los niveles, genera esta fecha. Especialmente para las niñas y niños que, en general, perciben un cambio abrupto de agenda y una fuerte alteración en su rutina. En estos días, la atmósfera es una mezcla de ilusión desaforada, la sospecha de una sorpresa tras cada esquina, fiestas y pequeñas funciones en los colegios, luces en las calles, gente por todas partes, viajes, encuentros familiares, las 12 uvas, comida y bebida sin medida, Papa Noel y los Reyes Magos, regalos y, en general, un consumo desproporcionado de la vida. En conclusión, una carga de emociones tan dispares e intensas que se antoja casi imposible una gestión equilibrada de las mismas. Demasiada intriga, demasiados nervios, demasiados deseos e ilusiones contenidas. Por todo ello, no nos debe extrañar que muchas niñas y niños se desborden en estas fechas o pasados unos días, tras la resaca navideña. No debe extrañarnos que cojan pataletas, que pasen de la risa al llanto, que no duerman o coman bien. El Coktail navideño es tan fuerte y lo ingerimos en un espacio de tiempo tan reducido que todo este tipo de reacciones entran dentro de la normalidad. Si ya es complicada la digestión navideña para la mayoría de los adultos, imagínense lo que ocurre en la cabeza de nuestros pequeños. Así, si surgen conductas fuera de tono, desequilibrios o alteraciones del sueño, conductas anómalas en la comida, etc. , sería conveniente poner en práctica una mayor dosis de paciencia y entender que una mala digestión emocional puede expresarse de múltiples formas. – Por Isora Cabrera...

Read More

Son varias las razones…

Posted on Nov 15, 2019

Por Isora Cabrera Ayuso. En general las niñas y los niños necesitan apoyo para que se desarrollen sus destrezas de funciones ejecutivas, pero nuestras niñas y niños que acuden a La Metáfora a nuestras terapias con problemas como, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), autismo o problemas de comportamiento luchan significativamente con tareas que comprenden funciones ejecutivas. Son varias las razones por las que nosotras confiamos y utilizamos el arte como herramienta terapéutica .Varias las razones por las que la danza, el teatro o el circo nos permiten como profesionales de la psicología infantil acercarnos al infante de una manera dulce, rápida y con resultados eficaces. Las disciplinas artísticas son catalizadores que nos permiten llegar a las emociones, a poder sacarlas a tomar conciencia de ellas, a entenderlas y a poder aceptarlas. Esta comprobado científicamente que las emociones son un buen motor para el aprendizaje, cuando estamos motivados estamos atentos, retenemos más y por tanto fijamos más la información. Podemos así afirmar que las emociones ayudan a estimular las funciones ejecutivas, destrezas tales como la atención o la memoria. Por tanto, por qué no acercarnos a los niños con un lenguaje que nos asegure que nuestro trabajo terapéutico va a ser agradable para nuestros peques y facilitador de un resultado que nos pone más rápido en el cumplimiento de nuestros objetivos...

Read More